EL ARTE DE VIVIR

EL ARTE DE VIVIR

Imagen representación Art 13 PERSONALBLOG

Hoy recuerdo, cuando Caro de Mercadeo me hizo la invitación para escribir nuestro primer blog, y entonces por azar y casi como una premonición, compartí con ustedes un texto llamado, ¿Quién dijo miedo al cambio?, y ¡zas! una vez publicado, se nos vinieron encima un sinfín de ellos, cambios por doquier que por fortuna hemos logrado sortear. Sin embargo nos queda el otro componente, ese es el que debemos vencer.. Y es que de a poco, sin prisa pero sin pausa, como dice la canción, se fue instalando en nuestra cotidianidad: introdujo cambios en el lenguaje, modificó nuestros comportamientos, posiblemente alimenta nuestros sueños y, en todo caso, se adueñó de nuestros pensamientos. ¿Quién es el invasor? ¿Cuál es ese elemento que todo lo contamina? Es el miedo. Un viejo conocido de la humanidad que en el pasado remoto representó un aliado eficaz para enfrentar los peligros y sobrevivir como especie, pero que en la actualidad, y ante las nuevas exigencias que se nos presentan, se ha convertido en un obstáculo, en una fuerza contraria a la inteligencia y el ánimo necesarios para conducir nuestras decisiones dentro del panorama complejo de la nueva realidad.

Este miedo apoderado del pensamiento individual y colectivo, alimentado cada día por cifras desoladoras y voces constantes que repiten a cada momento los detalles de la tragedia, han instalado como una “moda” una actitud pasiva frente a la vida, un situarse como víctima ante la incertidumbre y los retos cotidianos de la realidad, un dejar pasar las horas sin emoción ni propósito alguno, un error en el pensamiento que nos aleja de la creatividad y la alegría y nos sitúa en un rincón lastimero desde donde la vida carece de colores y motivaciones. Emprendemos así un penoso retorno a las cavernas, ese lugar frío y oscuro desde donde se alimenta el terror ante lo nuevo, donde lo distinto siempre se ve como peligroso, donde nadie quiere atreverse a transitar nuevos caminos por temor a ser devorado, y, desde allí, desde ese rincón, asustados y prejuiciosos, empezamos a exigirle a la vida, al estado, a la sociedad y a los dioses, soluciones mágicas que garanticen nuestro “derecho a vivir”, pero es justamente allí, en el error de pasar de la acción a la espera pasiva, pasar del verbo dar e instalarse en el pedir, es allí donde se hace urgente encender el fuego y retomar como los antiguos estoicos el “deber de vivir”, el impulso primario que habita dentro de cada uno y que debe detonar en gratitud y asombro constante ante el milagro de estar vivos.

Estamos transitando una época megacompleja, no es momento para esconderse y esperar soluciones mágicas, lo importante es vivir con plenitud y encender en los demás la llama, teniendo como principio fundamental la comprensión de la diferencia, cada persona es un mundo, una paradoja, un milagro, por eso el filósofo de Envigado, Fernando González Ochoa nos dejó dicho:

Imagen representación Art 13 PERSONALBLOG

Vamos entonces a VIVIR, a ser libres y felices frente a la incertidumbre, no regresemos asustados a la caverna, sigamos avanzando hacia la luz de la inteligencia y el asombro, todos somos distintos, pero cada cual debe aspirar a ser lo máximo que pueda ser con sus condiciones y circunstancias; de esa manera devolverá a la vida todo lo que ha recibido de ella. Quizá el arte de vivir se trata de vivir en armonía con la naturaleza a la que pertenecemos, se trata de vivir esta vida, sin complejos, sin miedos impuestos; esa es la cuestión.

Avatar representación escritor

Adriana Montes

Equipo de Negocios


Me hace feliz: Amar, soñar y escribir

Mi color favorito es: Azul y negro

Mi Comida favorita es: No encontrado una que no me guste

Ver más artículos
Compartir con un amigo

Escríbenos


Para nosotros es muy importante contar con tu opinión, estamos dispuestos a escuchar y resolver todas tus solicitudes. Este espacio nos permite buscar acciones de mejora para continuar prestando nuestros servicios satisfactoriamente.

0 (Max. 20 Characters)
0 (Max. 400 Characters)
Enviar